Art of Murder: Hunt of the Puppeteer
Género: Aventura gráfica
Comentarios (4)

(Sugerido por: dagorlad)
Sinopsis
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Idiomas
Votaciones
Sinopsis
Nueva Orleans. 3 de agosto del 2007. Un impresionante despliegue de agentes del SWAT pretende dar caza a un conocido asesino en serie. Tras derribar estrepitosamente la puerta, no hallan nada... nada más que el cuerpo sin vida de un hombre, colgando del techo de la nave industrial, donde aparece atado por los mismos puntos que una simple marioneta.

La historia sigue en la línea de la primera entrega, Art of murder: FBI confidential. De esta forma, encarnaremos a la agente del FBI Nicole Bonet, una bonita norteamericana que se ve arrastrada por diversos países para seguirle el rastro a un nuevo asesino en serie.

Se trata de un asesino desconocido, cuyo único modus operandi reconocible es dejar muñecas con trajes del siglo XVIII en las escenas de sus propios crímenes, cuidando hasta el mínimo detalle la puesta en escena de sus atrocidades, y vistiendo delicadamente a sus víctimas, dotándolas, cómo no, de una serie de hilos que bien podrían reanimarlas como marionetas.

Toda la trama empieza, precisamente, en un salón de danza, donde ha dejado enganchada con cables a una joven, vestida como una bailarina de ballet clásico. Empezará así la búsqueda del asesino conocido como "El Titiritero".

Tras este guión de carácter realista y desprovisto de cualquier pincelada de humor se esconde una mecánica detectivesca de recolección de pruebas que recuerda a la de las típicas series de televisión protagonizadas por la policía científica. El jugador ha de resolver los diferentes rompecabezas que encuentra en su camino mediante métodos parecidos a los usados en estos programas: fijarse en todos los detalles de la escena del crimen, tomar fotos, robar pistas importantes para llevarse el gato al agua, etc.

Una de las dificultades de Bonet, y por ende, del jugador, es que tendrá que improvisar gran parte del instrumental científico-forense mediante apaños caseros que vaya encontrándose en los escenarios.
Gráficos
Gráficamente, Hunt for the Puppeteer es más que correcto e incluso estéticamente muy agradable. La fidelidad de los escenarios con los sitios reales está muy lograda, como ocurre con las localizaciones en los pueblos pirenaicos españoles, con la luminosidad y misterio de las calles y paisajes parisinos, y casi se puede respirar el polvo y el calor de Cuba, etc. Por tanto, los escenarios están bien construidos, tienen un toque realista y cuentan con bastantes elementos móviles para contrarrestar el carácter estático de las pantallas.

Los modelados 3D de todos los personajes, y la sensación bastante conseguida de estar moviéndose por entornos tridimensionales, completan un apartado gráfico bastante interesante para un juego de estas características. Los fondos están prerrenderizados, lo cual permite que resulten más atractivos a la vista sin grandes alardes.

En general, el diseño visual del juego es satisfactorio, similar al de la primera entrega pero con algunas pinceladas de más calidad. Eso sí, los movimientos de los personajes a veces no resultan naturales, y no son todo lo realistas que se podría esperar, habida cuenta de lo bien tratados que están muchos escenarios. No obstante, tampoco destacan por desentonar.
Sonido
En cuanto al apartado de música, más que una banda sonora propiamente dicha, el juego tiene ciertas melodías cortas de tono misterioso y enigmático, poco variadas. Al principio agradan y ayudan a sintonizar con toda la estética de suspense del juego, aunque aquellos jugadores que se atasquen en ciertos momentos del juego, tal vez debieran considerar la opción de desactivar la música de fondo.

Los efectos sonoros son escasos, si bien tienen un toque de realismo muy conseguido, y es que la compañía polaca ha grabado cada uno de los sonidos en su entorno natural, en los escenarios reales. El rumor de las fuentes en el pirineo español, el ruido del tráfico en las calles de París (aunque no se vean coches) o las tranquilas conversaciones de fondo en las callejuelas cubanas se agradecen, aunque a veces se añora más movimiento de sonidos y ruidos variopintos en los escenarios, llegando el silencio a empobrecerlos en cierta forma.
Jugabilidad
En primer lugar, es una aventura de corte clásico: escenarios prerrenderizados, personajes en 3D, jugado en tercera persona, en donde hay que detectar zonas calientes, ir adquiriendo objetos en el inventario para combinarlos entre ellos o bien usarlos con algo propio de cada lugar donde estemos. En ocasiones los objetos tendrán una utilidad nada previsible, seguramente para añadir algo de dificultad a lo que de otro modo sería una aventura de pasar pantallas y pantallas de juego de forma algo más mecánica. Con todo, la dificultad general de los puzles es bastante baja.

A veces la protagonista, Nicole Bonet, se encuentra en un escenario y el jugador aún no sabe porqué. Evidentemente, hay un cadáver o una pista sobre un crimen, pero a veces, hasta que no llevamos cierto tiempo y nos llama el jefe americano de Bonet, o la propia Nicole hace algún comentario desvelador, no sabemos qué estamos buscando, ni porqué. Por tanto, se puede volver un poco monótono al encasillar al jugador en un simple "recolector de pruebas de algo… sobre algo".

La mayoría del tiempo nos lo pasaremos intentando localizar estos objetos, pero un aspecto a destacar es que se ha dispuesto, al igual que en la anterior entrega de esta saga polaca, un botón para ver todas las zonas calientes de cada pantalla, ahorrando tiempo pero restando cierto encanto al juego. Aquellos aventureros que no deseen tal ayuda, podrán ignorarlo sin más. No obstante, esto no simplifica tanto las cosas como podría parecer en un primer momento. Conseguir hilar las piezas y descubrir qué objetos entran en acción en qué momentos es algo básico.

El argumento es puramente lineal, ya que no se podrá pasar de escenario a no ser que se resuelva todo, absolutamente todo, del anterior, por lo que la sensación del jugador es de estar más bien como un espectador de acontecimientos que como protagonista veraz de la historia. Eso sí, si pasamos de escenario, al menos tendremos la seguridad de no habernos dejado nada atrás.

El equipo de Bonet cuenta con un móvil, una PDA y un ordenador portátil disponible únicamente para enviar fotos a Estados Unidos por internet, y sólo en ciertas ocasiones. Pero estos juguetes tecnológicos tampoco servirán para avanzar. Generalmente, no se pueden usar, a no ser que precisamente sea oportuno. Por tanto, volvemos a recalcar que es un juego con poca libertad de movimientos, lineal.
Idiomas
El juego está plenamente subtitulado y doblado al castellano, lo que es de agradecer al encontrar otros títulos del género en otros idiomas. La calidad, entonación y realismo del doblaje es otra historia, tal vez demasiado monocorde, a veces algo teatral, y la entonación en ocasiones no coincide con el estado emocional del personaje. Las pausas entre cada frase hacen de nuevo que el silencio empobrezca en alguna medida el propio juego.

Por otra parte, y ya que es una aventura principalmente de usar objeto con objeto, los errores al experimentar combinaciones son frecuentes. Teniendo en cuenta que Nicole Bonet hace un comentario en cada error, y que apenas hay 3 ó 4 frases para señalarlos, esto puede llevar a desarrollar cierta antipatía por parte del jugador, que un guión algo más variado hubiera solventado fácilmente.
Votaciones

dagorlad
(6)

wizard
(6)

troya
(6)

constantine
(6)

poirot
(2)

anthony
(6)

lucifer
(8)

marisol
(6)

hernán cortés
(6)

yumas
(8)

sherlock
(8)

marina
(6)

camus
(6)

Pupu
(4)

cretasol
(4)

amstel
(8)

boromir
(8)

faramir
(6)

Sagan
(4)

alguta
(4)

phantom
(3)

carlota
(3)

leandra
(7)

agamenon
(3)

prelado
(5)

patriot
(5)