23-04-2019
Se han ajustado varios talentos de las distintas clases. Para más informnación pincha aquí
El Webmaster

08-07-2013
Ya está habilitada la nueva galería de módulos de rol según el formato nuevo de listados.
Podeis vistarla pinchando aquí o desde el menú de navegación superior.

El Webmaster

02-02-2012
Podeis cambiar los cuadros a mostrar en la pantalla de inicio entrando en DATOS DEL PERSONAJE en la barra lateral de la derecha, y especificando qué cuadros deseais ver.
El Webmaster

01-02-2012
Se ha habilitado una nueva galería de series, en donde podréis sugerir, votar y comentar vuestras favoritas
Grupo de colaboradores

Cambia la dirección de tú brújula mediante la razón y la observación. (El búho)


Volver a la biblioteca de juegos
 
Spore
Género: Simulador social
Comentarios (2)

(Sugerido por: boromir)
Sinopsis
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Idiomas
Votaciones
Sinopsis
Spore consiste en un simulador de vida en el que no nos limitaremos a dirigir los pasos de una civilización determinada en diversos campos de batalla. Esta obra de Maxis va mucho más allá, principalmente porque nos permitirá crear una forma de vida desde cero que se desarrollará en un universo en constante crecimiento. Algo que por otro lado ha sido resuelto de una forma magistral. Por un lado, porque nuestra visión del mundo se irá ampliando más y más conforme nuestras criaturas evolucionen; pero es que además, con cada paso evolutivo, las opciones de juego se ampliarán considerablemente, pasando de controlar a una simple célula rodeada de otros microorganismos a dirigir un imperio que abarcará varios sistemas planetarios.

Pero para que nuestra civilización alcance su máximo esplendor, antes tendremos que superar varias etapas evolutivas en las que nuestras decisiones marcarán el rumbo que seguirá nuestra civilización. Así, iniciaremos nuestras andanzas en el nivel más bajo posible, el celular, para a partir de ahí comenzar a definir el tipo de criatura que desarrollaremos a lo largo de la partida. De este modo, tras decidir si nuestro organismo unicelular es vegetariano o carnívoro, deberemos movernos por un inmenso charco –a ojos de nuestra célula- buscando alimentos mientras escapamos de los organismos más grandes y peligrosos que nos rodearán. Por supuesto, no estaremos completamente indefensos, ya que contaremos con una serie de mejoras genéticas que podremos aplicar cómo y cuando queramos –siempre que tengamos ADN disponible- en el fantástico editor de criaturas con el que cuenta el juego, y que tanto éxito ha alcanzado durante estas últimas semanas.

En este sentido, la mecánica de juego en esta etapa evolutiva resulta tremendamente simple ya que nos limitaremos a guiar a nuestra célula por un escenario en dos dimensiones mientras localizamos alimentos, esquivamos a otros organismos, o buscamos las mejoras genéticas disponibles en esta etapa. Eso sí, ya en este punto descubriremos las enormes posibilidades que ofrece el juego ya que dependiendo de las mejoras que apliquemos a nuestra criatura, comprobaremos cómo el desarrollo de la acción variará considerablemente. No por nada, si contamos con una serie de púas rodeando nuestro cuerpo, nos convertiremos en un enemigo duro de batir para las células carnívoras, mientras que un simple propulsor en la parte trasera de nuestra célula, y dos glándulas venenosas, nos van a permitir llenar todo el escenario de sustancias nocivas para nuestros rivales que pondrán fin a su vida rápidamente.

Superado este conflictivo ciclo, nuestros ciudadanos construirán una imponente nave espacial –que de nuevo diseñaremos nosotros mismos- con la que podremos explorar todo el universo, algo tremendamente espectacular porque de nuevo, nos sentiremos realmente emocionados ante la visión de un vasto espacio repleto de otras civilizaciones con las que interactuar. Aquí, las opciones de juego serán muchos más amplias todavía, si bien es cierto la mecánica de juego no varía ni un ápice.

Nuestro objetivo no será otro más que hacernos con el control de un universo que tendremos que explorar a conciencia para investigarlo. El problema es que ahora todo se nos presenta a gran escala. Y a qué escala. Simplemente con la rueda del ratón podremos pasar de explorar la superficie de un planeta –veremos a nuestros ciudadanos y vehículos viviendo sus propias vidas-, a situarnos en la órbita del mismo y ver el resto de astros que conforman el sistema planetario en el que está localizado, para después ver como este sistema se encuentra rodeado de otros sistemas, cada uno con sus planetas y peculiaridades, y finalmente ver como todo este conjunto de satélites, estrellas y planetas forman una gran masa luminosa repleta de vida.
Gráficos
Los gráficos intenta alcanzar el 3D, aunque se quedan en intento, ya que en verdad las texturas solo quedan bien definidas en los spores, y no en los escenarios que se presentan renderizados y con objetos muy repetitivos. Los efectos atmosféricos y de explosiones apenas se barajan entre dos o tres, y el agua pierde todos sus efectos característicos de ondas y "efecto espejo".

Se intenta potenciar con fuerza la jugabilidad, y aunque los gráficos llegan al mínimo del 3D exigible hoy en día, pecan de falta de desarrollo más amplio.
Sonido
La banda sonora cumple su premisa de endurecerse en escenas de batalla o de dibujarte un escenario propio de tu ciudad, ya sea tecnológica, militar o religiosa. Va variando dependiendo de don nos encontremos, de forma que será más relajante en escenarios tranquilos o de recolección, algo gregoriana en bibliotecas y semejantes, y de tambores en contiendas.

De todas formas las bandas sonoras no destacan por ser el fuerte del juego, que es precisamente la jugabilidad más que nada.

Los efectos FX cumplen bien su cometido, dejándose ver comedidamente.
Jugabilidad
En primer lugar, hay que destacar que cada planeta producirá un tipo de materia prima que los ciudadanos se encargarán de extraer con mayor o menor eficiencia dependiendo de cómo hayamos construido las ciudades –que podremos seguir modificando-. Estos recursos, que se pagarán mejor o peor en cada mundo dependiendo de la escasez que de ellos haya, se convertirán en nuestra principal fuente de ingresos, si bien es cierto también podemos vender objetos especiales que localizaremos en los planetas gracias a nuestro radar, o ganar dinero cumpliendo las misiones que nos encargarán nuestros propios ciudadanos u otras civilizaciones.

Al respecto, las misiones irán desde las más sencillas, ir en busca de un objeto determinado, a otras más peligrosas como matar a un número determinado de personajes, abducir animales o personas, e incluso hacer que un planeta inhabitable pueda llegar a albergar vida. Todos estos viajes nos harán consumir energía que tendremos que reponer si no queremos perder la nave, ya sea pagando en cualquier planeta habitado, o de forma gratuita en nuestro mundo natal. Algo similar a lo que ocurrirá con la salud de nuestra nave. Y este último caso será muy habitual ya que habrá muchas civilizaciones hostiles que desde un principio nos atacarán si nos acercamos a su territorio, o directamente acudirán a nuestros mundos para robarnos o arrasar nuestras ciudades. Por supuesto, podemos intentar entablar relaciones diplomáticas, establecer rutas comerciales –y de nuevo, a final, podremos comprar los planetas-, formar alianzas, etc., o usar la fuerza bruta para conquistar sus mundos. Las opciones en este campo del juego serán amplísimas.

Pero sin duda, uno de los aspectos más destacables de Spore lo encontraremos en la posibilidad de modificar de una forma increíblemente realista los planetas que encontraremos; algo vital en muchos casos si queremos que nuestros colonos extraigan recursos de los mismos. En estos casos, tendremos que comprar una serie de herramientas de terraformación que nos permitirán aumentar o disminuir la densidad de la atmósfera, o aumentar y disminuir la temperatura del mismo para alcanzar un estado óptimo que permita la vida. En este sentido, sabremos en todo momento si nuestras acciones están siendo efectivas o no gracias a una sencilla gráfica que nos indicará los tres tipos de atmósfera que se pueden lograr y el punto en el que nos encontramos nosotros mismos.

Además, para complicar la cosa un poquito más, y hacerla también mucho más realista, cada vez que alcancemos uno de estos tres niveles tendremos que poblar la superficie con una serie de árboles, plantas y animales que estabilizarán la atmósfera. En definitiva, una labor titánica que nos llevará un buen rato, pero que al final, nos recompensará con una estampa francamente sorprendente ya que todo este proceso ha sido recreado, a nivel visual, de una forma magistral.
Idiomas
Se comercializa en castellano, con unas traducciones bien medidas y hechas. Así mismo se puede adquirir en otros lenguajes, como inglés.
Votaciones

constantine
(8)

marisol
(10)

camus
(10)

faramir
(8)

gonnan
(10)

troya
(8)

yumas
(10)

leonidas
(8)

mirror
(6)

lucifer
(10)

boromir
(10)

cretasol
(8)

lorien
(8)

amadea
(8)

hernán cortés
(8)

martika
(8)

phantom
(6)

carlomagno
(4)

amstel
(2)

alguta
(1)

prelado
(3)

agamenon
(1)

Pupu
(3)

patriot
(1)
 
                 Darse de alta en el portal web
                 Recuperar contraseña



 
 Administrador:wizard, administrador 
 Programador:wizard 
 Diseño gráfico:wizard 
 Colaborador:lucifer, constantine, dagorlad 
 Moderador:troya, camus 
 Total de pobladores:4154Aviso legal  Privacidad  FAQs  Editorial  
 
No hay ningún usuario conectado a la web.